Entretenimiento, salud y cultura | Negotiu

Aprender a leer, aprender a estudiar

Articulo del 18 marzo , 2011





Aprender a leer, aprender a estudiar
Leer es la clave para aprender y para estudiar. Un texto debe leerse varias veces siempre, así­ se estudia.

Aprender a  leer, aprender a estudiar

Aprender a leer, aprender a estudiar

 

Primera lectura: el skimming
La primera lectura es para pillar onda. Se hace rápido, sin pararse en los problemas. "Pillar onda" significa identificar el tema: de qué va el texto.

Segunda lectura: el primer scanning
Ahora hay que concentrarse bien, tardando lo que sea necesario hasta comprender bien el texto (o identificar bien qué es lo que no comprendes). Si no entiendes una frase, léela otra vez (es normal no entender en las primeras lecturas). Si ya la has leí­do varias veces, con concentración, y sigues sin entender, pon una interrogación leve al margen para volver luego a ella o para pedir ayuda. Y sigue leyendo. A veces al llegar al final, te das cuenta de qué era lo que no entendí­as.
Intermedio (si tienes actividades con el texto)
Ahora es el momento de leer las preguntas sobre el texto, o las actividades que tengan relación con el mismo, si es que las tienes. Lee las preguntas con mucha atención, hasta comprenderlas bien.

Tercera lectura: segundo scanning
Si tienes actividades sobre el texto, en esta lectura vas marcando con el número de la pregunta (por ejemplo), la zona por donde estarí­a su respuesta, en tu opinión.
Si no tienes preguntas porque lo que estás haciendo es estudiar, lee concienzudamente, aunque ahora es posible que vayas muy rápido por las zonas que ya comprediste bien antes. Cuando lo veas muy claro, subraya la idea que te parezca más importante de un color llamativo y, si ves que hay alguna idea secundaria que comprendes bien o que es importante para desarrollar la principal, subráyala también pero de otro color, más apagado.

Ideas principales y secundarias: ejemplos
Como verás, las ideas secundarias tratan de lo mismo que la principal, sólo que añaden cada una un aspecto concreto de la idea principal. Cada idea secundaria describe o desarrolla algo de la idea principal.
Imagina un caledoscopio: la idea principal serí­a el caleidoscopio y las ideas secundarias serí­an: el tubo, el forro, los cristalitos…, todos esos elementos que juntos forman ese caleidoscopio.
Idea principal: el eje sobre el que se apoya lo demás, el esqueleto del texto. Muchas veces la empiezas nombrando el TEMA:

» La transmisión de la literatura: en la Antigüedad predominaba la literatura oral y en la actualidad predomina la literatura escrita.
Ideas secundarias: dentro de la principal, sirve(n) para desarrollar o explicar una idea principal.

  • En la Antigüedad:
  • Sólo las élites tení­an acceso a los libros.
  • La literatura se transmití­a a la mayorí­a oralmente, en canciones y poemas.
  • En la Modernidad:
    • La mayorí­a tiene acceso a la literatura.
    • Toda la literatura se escribe y poca se puede escuchar.

    Sólo una cosa más, un tercer escalón hacia dentro podrí­an ser más ideas, hijas de las secundarias, Si son breves, se pueden poner entre paréntesis o no. Si son extensos, pueden constituir por sí­ mismos un pequeño párrafo.
    Cómo subrayar
    estructura textos, objetivo, pasos (tipos de lectura) y recomendaciones

    Subrayar bien es de crucial importancia para facilitar el estudio. En primer lugar, no se puede subrayar bien un texto que no se comprende bien, por lo que será necesario siempre haberlo leí­do como mí­nimo dos veces y como máximo, ¡todas las veces que sea necesario!





    Hablando de textos que transmiten información o conocimientos (o no hablando de los de creación), si un texto está bien escrito, su estructura nos ayudará a identificar qué habrí­a que subrayar.

    Coge un libro, por ejemplo, una lección de historia, y ve comparando lo que digo con una lección…

     

    PISTAS QUE OFRECE UN TEXTO PARA QUE PODAMOS IDENTIFICAR SUS IDEAS PRINCIPALES
    – Los tí­tulos y subtí­tulos aportan las primeras pistas, porque nos dicen de qué va el texto que sigue (el tema).
    – Los párrafos suelen plantear en la primera o segunda frase la idea principal del párrafo en cuestión.
    – La estructura de todo el texto suele ser:

    Introducción o planteamiento inicial: se trata la idea principal, o se ofrecen los datos básicos para que podamos situarnos bien en el tema y en cómo se va a tratar este tema, qué se va a decir de él.
    Desarrollo: párrafo a párrafo se van tratando las ideas principales. (El tratamiento de una idea principal suele dar pie a que se empiece un nuevo párrafo). El párrafo puede desarrollarse, ir creciendo, con las ideas secundarias, que son las que van explicando la principal, o desarrollando diferentes aspectos de la principal. (Ten en cuenta que esta página es para ayudarte y no para liarte; pero es muy general lo que digo. Si ves que tu texto no se ajusta nada, pregunta).
    Final, cierre o conclusión: si te fijas bien, verás que el final es como el principio sólo que cargado de la riqueza de todo el viaje a lo largo del texto.

    ¿Que no se entiende? Normal, esto es difí­cil. Tendrás que pensar y leer y releer y volver a pensar. De todas maneras, volveremos a este tema en la página de aprender a escribir composiciones.

     

    FINALIDAD DEL SUBRAYADO
    1. ¿Quieres identificar el tema del texto, para poder describirlo en un parrafito?.
    2. ¿Quieres identificar las ideas más importantes, para tener claro de qué va y cómo lo contarí­as?
    3. ¿Quieres estudiártelo, aprendértelo, para poder contar ese tema con claridad y detalle?

    Hay dos tipos de subrayado: el del 25% y el del 60%. Si subrayas el 25% del total del texto, es porque tienes como objetivo las cuestiones 1 y 2; si subrayas el 60% del texto es que tu objetivo es la cuestión 3.

    Se subrayan las ideas principales y si acaso las secundarias. Los ejemplos no, aunque los entiendas bien. Tienes que usar los ejemplos para terminar de entender las ideas que se exponen, no para explicar de hecho el tema.

    El subrayado tiene el objetivo de resaltar las ideas para que así­ puedas aprendértelas. Porque no se aprende sólo de memoria. Se aprende de una manera más sólida leyendo sobre un mismo tema en diferentes fuentes, relacionando diferentes datos e ideas (algo que has dado en literatura con lo de lengua, por ejemplo), pensando, escuchando. La memoria falla. Además, es más bonito e interesante saber bien lo que estás diciendo. Luego, para fijar las cosas en la memoria, se usa el subrayado. Y también el esquema, el desarrollo del tema usando como guí­a el esquema (o sea, contar la pelí­cula con tus palabras con la ayuda de ese esqueleto que es el esquema), el resumen de lo aprendido. Y a repasar, porque todo se olvida: contándoselo a la gente, diciéndotelo en alto, escribiéndolo como si estuvieras en un examen, releyendo apuntes, el libro…

     

    RECOMENDACIONES PARA SUBRAYAR BIEN
    Subraya a lápiz hasta que ya estés muy segura/o de que es eso y no otra cosa lo que subrayarí­as. Y no subrayes si no te has leí­do todo el texto antes, es posible que te arrepientas.
    Intenta subrayar frases que tengan sentido en sí­ mismas. Así­ podrás facilitarte la comprensión del subrayado.
    Sé parca o parco subrayando y antes de subrayar ideas secundarias, ten muy bien identificadas las principales. Cuanto mejor entiendes o conoces un tema, mejor subrayas, ¡y menos!
    La lectura analí­tica es muy importante para evitar decir las cosas como se dicen en el texto, es decir, para que aprendas a decir las cosas con tus propias palabras. Usa estas anotaciones para, ordenadas jerárquicamente, hacerte un esquema.

    1 comentario
    1. es muy dificil hacer una tarea ke si valga la pena en una calificacion veerdadddddddddd

    Responder