Entretenimiento, salud y cultura | Negotiu

Plan de negocios para empresa de bienes raí­ces

Articulo del 6 octubre , 2010





Cómo montar un plan de negocios para su empresa de bienes raí­ces

El planeamiento es la esencia del éxito, y un buen plan de negocios, bien concebido y bien ejecutado, puede guiar a su empresa hacia un éxito rotundo.

El ver un buen plan desarrollarse, produce emoción, a medida que los sueños se vuelven realidad, se alcanzan las metas y su empresa toma su lugar entre los lí­deres de los bienes raí­ces.

Plan de negocios para empresa de bienes raí­ces

Plan de negocios para empresa de bienes raí­ces

Sin embargo, a menudo planear es lo último que queremos hacer, debido a que a veces es un proceso doloroso. Pero sus sueños tienen poco valor si se quedan sólo en su mente. Las acciones diarias tienen que convertirse en el eco de su plan de negocios, el cual, a su vez, hace eco de los sueños.

En la competencia diaria por las ventas y los negocios, la carrera la gana aquella compañí­a que sabe cuáles son sus objetivos y cómo alcanzarlos. Como dice el axioma moderno: Si fallas en planear, tu plan fallará.

El éxito puede lograrse si su plan ha sido bien pensado, bien escrito, bien investigado, bien debatido y bien compartido con su equipo. Ya sea que usted dirija una operación de un solo hombre, una compañí­a mediana o una megacompañí­a, su plan de negocios necesita continuidad, dedicación, enfoque y seguimiento.

Le presento a continuación un mapa que usted puede consultar una y otra vez para ayudarle a guiarse en su camino al éxito. No eliminará los dolores de cabeza, pero sí­ podrá hacerlos más fáciles de llevar.

Objetivos corporativos:

Para comenzar a desarrollar un plan de negocios para su compañí­a, usted primero necesita aclarar sus objetivos. Necesita determinar hacia dónde va, dónde está ubicado, quiénes son sus competidores y cuál es su papel dentro del panorama general. Eso lo ayudará a enfocarse más claramente, y cuando usted comience a escribir su plan de negocios, puede volver a este documento y ver si todaví­a satisface sus objetivos.

Hágase las siguientes seis preguntas:

1. ¿En qué tipo de mercado de bienes raí­ces deseo estar?
¿Residencial o comercial, reventa o nueva construcción, casas independientes o apartamentos? Estas opciones puede que se mezclen unas con otras, porque usted puede participar en más de un tipo de negocios.

2. ¿Cuál región o área considero “mi territorio”?
Ahora que usted sabe en qué negocio está, ¿es en todo el estado? ¿Todo el paí­s? ¿Una ciudad, un pueblo o sólo una vecindad? Identificar especí­ficamente un área le ayudará a determinar más tarde a quién debe dirigir sus esfuerzos.

3. ¿Cuál es la condición actual del mercado?
Ahora que ha definido su mercado, usted puede obtener los detalles especí­ficos de ese mercado: tamaño, crecimiento reciente, número de ventas anuales, precios de las casas, y precios promedio. Usted necesita conocer muy bien cómo está su mercado.

4. ¿Quién es mi competencia?
Es una buena estrategia conocer a su competencia. ¿Son empresas nacionales o personas independientes bien establecidas? ¿Cuánto tiempo han estado en el negocio? ¿Está su participación de mercado creciendo, estable o declinando? ¿Cuán agresivos o progresivos parecen ser? ¿Cuáles son las fortalezas de sus estrategias?

5. ¿Cuáles son las fortalezas y debilidades de mi compañí­a?
Algunas escuelas de negocios se refieren a este ejercicio como un “FODA” (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas). Es importante examinar la estructura de su compañí­a para que luego pueda determinar cómo usar sus fortalezas ventajosamente. Esto requiere de un análisis objetivo de parte suya, de sus socios y de la compañí­a como un todo. Cualquier respuesta no honesta a esta evaluación, perjudicará el éxito futuro.

6. ¿Qué debe hacer mi compañí­a para prepararse para el cambio?
¿Es ello satisfactorio? Si usted está contento con la forma en que está su compañí­a o cómo continuará siendo, entonces es probable que el cambio interno no sea necesario. Pero si usted piensa que la economí­a cambiante o la introducción del comercio electrónico podrí­a cambiar el paradigma de los bienes raí­ces, comenzará a darse cuenta de que si no hace cambios y ajustes, podrí­a estar enfrentando un ciclo de negocios completamente diferente en menos de una década. Trate de imaginar cómo será el futuro de los bienes raí­ces. Lea tantas publicaciones del campo de los bienes raí­ces como pueda, para vislumbrar tendencias y predicciones. Lo importante no es tratar de determinar si las predicciones son correctas o están equivocadas, sino más bien ampliar su propio proceso de pensamiento y su perspectiva.

Si usted creyera que su actual plan de negocios no podrí­a hacer frente a las fuerzas del cambio, entonces es crucial que cree un plan para preparar a su compañí­a para el futuro. Ahora ya contará con la investigación que hizo, respondiendo las seis preguntas anteriores, para crear sus objetivos corporativos y para estructurarlos en forma de un plan.





A continuación, los pasos básicos para crear un plan de negocios funcional y exitoso para su empresa de bienes raí­ces.
CREANDO EL PLAN DE NEGOCIOS:

a. Analice su negocio
Pregúntese en qué negocio está usted. ¿Está en el de ventas? ¿Está en el de casas y propiedad de casas? ¿O es en el de convertir sueños en realidad? Usted debe saber en qué negocio está, antes de que pueda crear una misión para su empresa. La misión circunscribe la razón de la existencia de la empresa, la razón por la cual es diferente y única.

b. Estudie el ambiente
Tome sus respuestas a las preguntas de la primera parte sobre su mercado, su área de operación y sus competidores. Aquí­ es donde usted incorpora los datos a su plan. También usted puede expandir esa investigación inicial a factores externos sobre los cuales usted podrí­a tener poco o ningún control, pero que pueden influenciar o incluso amenazar su negocio. Incluyen factores polí­ticos, tecnológicos y económicos. ¿Puede su negocio sobrevivir si las tasas de las hipotecas subieran un 15 por ciento, o si sus volúmenes de ventas bajaran en un 80 por ciento? Piense en el futuro.

c. Busque oportunidades
A partir de la primera parte de su análisis FODA, baje otro nivel y evalúe las oportunidades que usted tiene hoy en dí­a. ¿Puede usted capitalizar sobre las condiciones del mercado actual? ¿Es oportuna la infraestructura socioeconómica de su área, la edad promedio de sus habitantes, el ingreso promedio? ¿Hay algún nuevo desarrollo en su área que podrí­a cambiar los hábitos de compra de los consumidores, o hay una oportunidad de la cual puede beneficiarse a causa del cierre reciente de un actor dominante por mucho tiempo en su mercado?

d. Póngale atención a las amenazas
Estamos hablando aquí­ de la última letra del análisis FODA. ¿Qué podrí­a llevar a su compañí­a en una dirección diferente? Evalúe que podrí­a pasar que vendrí­a a impactar negativamente a su empresa, y cuál podrí­a ser su plan de acción si, por ejemplo, ingresaran al mercado vendedores de bienes raí­ces asalariados, se bajaran las comisiones o se acelerara el uso de Internet por parte de los compradores. No se ponga vendas en los ojos ni intente ignorar lo obvio o incluso lo improbable. Recuerde: Lo importante no es estar de acuerdo o en desacuerdo con las tendencias que usted ve; lo importante es mantener los ojos abiertos ante posibles amenazas para su compañí­a.

e. Establezca sus metas
Es hora de decidir qué quiere lograr. Hay muchos tipos de metas, por supuesto, y usted debe intentar incluir tantas como pueda, siempre que sean cuantificables y medibles contra un cronograma. Aquí­ los números “nebulosos” no funcionan. Establezca metas especí­ficas para puntos como volumen de ventas, ingresos por comisión bruta, ganancia neta, número de oficinas y número de vendedores.

f. Delinee un plan de acciones
Esta es la parte más crí­tica del plan. Toda la teorí­a previa no tiene ningún valor si usted no delinea las acciones y pasos necesarios para lograr sus metas. Este es el punto crucial para el éxito. Al poner su plan de acción por escrito, usted se dará cuenta si sus metas son realí­sticas y alcanzables. ¿Pueden esas metas alcanzarse con los recursos a su disposición y dentro del cronograma que estableció?

Sea justo, razonable y lógico. Presupueste cada acción; determine cuántos recursos tiene disponibles y cuántos necesita obtener externamente. Si lograr sus metas ahora parece imposible, vuelva al principio y revise su investigación y sus decisiones iniciales. Tal vez, por ejemplo, usted deberí­a reducir el tamaño del mercado en el cual desea enfocarse, o tal vez deberí­a cambiar la velocidad a la cual querí­a crecer. Eso no es fallar. Eso es ajustar su plan a puntos más realí­sticos. De hecho, usted tendrá que estar haciendo esto periódicamente, incluso después de haber aprobado el plan.

g. Hágalo medible
Finalmente, es importante que usted y su equipo respondan por el plan. Usted escribió el plan y estableció las metas con el fin de alcanzarlas. Ahora debe dividirlos en partes más pequeñas y monitoree los resultados regularmente. Un plan que no puede medirse, es generalmente un plan destinado al fracaso. Cree microacciones y mí­dalas. Celebre los éxitos con su equipo y recárgueles las baterí­as para la próxima meta. Decida de antemano qué medida de pérdida es aceptable y cuál no la es. Si en el futuro encontrara que los planes no eran realí­sticos, ajústelos, pero vea que esto no se convierta en una práctica frecuente. Los premios siempre deben ser lograrles pero también que se requiera ponerles esfuerzo.
Para concluir

Para este momento usted deberí­a tener ya su plan. Conózcalo, entiéndalo y hágalo parte de usted mismo. Asegúrese que los miembros de su equipo lo conozcan y se sientan identificados con él. Fortalezca su plan, trabaje en él constantemente, y verá cómo su empresa se comenzará a acercar al éxito.

Un exitoso plan de negocios también tiene un componente emocional. Incluye la sabidurí­a de saber dejar las diferencias a un lado, mantener los “egos” controlados; canalizar la agresividad como personas maduras; el compartir las ideas y la crí­tica de manera abierta; apoyar a los miembros de su equipo entusiastamente… y siempre permanecer enfocado en lo importante

1 comentario
  1. GRACIAS POR SUS CONCEJOS SON DE MUCHA AYUDA… OJALA PONGAN MAS…

Responder